Esta es mi experiencia como fue buscar, encontrar y conseguir trabajo. El tiempo y esfuerzo que lleva. La comparación lo que dicen vs. mi realidad.

Si quieren algo más resumido y técnico vean ¿Cómo conseguir trabajo en Irlanda?

Antes de viajar

Cuando me uní a algunos grupos (meses antes de saber que iba a sacar la visa), vi que muchos preguntaban los tipos de trabajo y sobre todo cuanto tiempo tardas en conseguirlo. Las respuestas si bien eran un poco variadas, terminaban en la misma conclusión: Hay mucho trabajo y se consigue rápido (un promedio de dos semanas).

Con esta idea en mente, y con la decisión ya tomada llegue cargada de expectativa a irlanda. Por dentro pensaba que ya tenía algo de experiencia (había hecho un work and travel estados unidos) y mi inglés era entendible.

Avión

Antes de salir

Llegada a Dublín

Como me mudé a los 3 días de haber llegado a Dublín, rápidamente me pude poner en la búsqueda de trabajo. El trámite de la GNIB (Reemplazada por la IRP), en ese momento era muy sencillo. Sin turno ni nada. Así que lo hice el día que llegue.

El ritual comenzaba todos los días junto con mi rootmate, también recién llegada y desempleada. Luego del desayuno nos dedicábamos varias horas a poner nuestro CV y  Cover letter en cada página y anuncio que encontráramos.

En principio debo admitir que éramos un poco selectivas, pero eso nos duró pocos días. Al cabo de dos semanas creo que ya habíamos inundado la ciudad con nuestros CVs.

Recuerdo que en un local que entramos juntas, JUSTO estaba el manager y nos hizo un par de preguntas a las dos. Cuando nos fuimos nos recomendó que intentáramos ir cada una por su cuenta ya que de otra forma era difícil si alguien quería entrevistarnos en el momento.

Dos cosas que aprendí ahí:

1) Intenten siempre ubicar al Manager, si no, su CV se va a perder en el montón y probablemente no los llamen. En general, la persona que entrega el CV en la mano del manager y charla en el momento con él, es el que tiene más oportunidades de hacer una prueba.

2) Intenten hacer cosas solas/os. Si están con amigos, o en pareja divídanse a la hora de tirar CVs. Puede ser que tengan que hacer una prueba ese mismo día (por lo que también deben tener ropa adecuada). Sé que es más difícil al principio pero es parte de hacer la experiencia.

Temple

Caminando por temple

Un mes sin trabajo

Entrando en la tercer semana ya estábamos viendo que aparentemente no era todo tan simple. Ninguna de las dos había conseguido más que hacer un par de pruebas. Cero trabajo.

La búsqueda seguía de la misma forma, enviar CVs a la mañana e ir al centro por la tarde. Ya para este punto teníamos varios CVs y Covers letters armados según el tipo de trabajo que fuéramos a aplicar: Cajera, moza, deli assistant, vendedora, cleaner y otro de nuestra profesión real.

¿Nuestra visa nos limita?

Por mi lado tuve varias respuestas positivas de empresas para el área de finanzas y hasta dos entrevistas pero en el momento que decía que mi visa era por un año, me miraban como con pena y me decían que no podía ser temporal.  En muchos casos me decían que me vuelva a comunicar cuando tenga una Stamp 4. Esto fue lo que me pasó a mí y la verdad desistí bastante rápido de esos trabajos. La idea también era hacer otras cosas ¿No?

Si bien en la visa dice que no hay limitación en cuanto al tipo de trabajo, hay muchas empresas que no quieren tomar a alguien que se va a ir en un año o menos. Eso hace que estemos en desventajas en cuanto a los europeos. Si además, están con visa de estudiante, se limitan a la cantidad de horas que pueden trabajar y días. Aún más difícil.

Igual conozco personas que pudieron entrar en empresas como Google, Accenture y Youtube. En varios casos para cubrir licencias de maternidad, o trabajo de temporada en campus universitarios. También los de la rama de IT la tienen más fácil. Hay mucha oferta y pueden incluso después pedir un sponsoreo.

Lo que quiero decir es que se puede acceder a trabajos más “formales” pero no es tan simple. Y es muy importante que arranquen ni bien lleguen así pueden pelear el contrato de un año.

Dublin

Calle de Dublin

El primero no siempre es el mejor

Justo después de cumplir mi primer mes en Irlanda, conseguí trabajo en un restaurant Hindú en D15 (blanchardstown). El viaje hasta  ahí, debería haberme hecho reflexionar que no era el mejor lugar para trabajar (a las 10:30pm salía el ultimo colectivo, si no lo tomaba me quedaba varada).  Pero como me tocaba pagar el siguiente mes de alquiler, no estaba para ponerme pretenciosa.

Llegué y me hicieron una mini entrevista. El dueño hablaba inglés pero nunca estaba. El resto, cero.  Sólo uno de los mozos y una brasilero que iba de vez en cuando. Por lo cual no me podía comunicar mucho y tampoco entendía cuando hablaban entre ellos. Eso me frustraba bastante.

De palabra habíamos acordado que iba a trabajar 35hs por semana como moza pero primero me iban a poner a prueba en la cocina para ver si entendía como se servía cada plato. Decían que la comida Hindú era diferente a las demás así que tenía que ver el proceso en la cocina primero. Conclusión: trabajé dos semana de lavaplatos, 25 horas, en el que me pagaron un poco menos del mínimo. También cuando preguntaba por los papeles para el impuesto me desviaban el tema.

Esa misma semana conocí una argentina que recién llegada y que ya tenía trabajo. Frustración de nuevo. Todos conseguían trabajo menos el grupo de los llegados en Junio. El lugar donde ella había entrado lo manejaba una china muy particular. Con el tiempo conocí varias personas que trabajaron ahí y todos cuentan la misma historia: lo agarraron porque alguien se los recomendó y servía tanto para experiencia como para hacer la papelería, pero no era un lugar muy agradable para quedarse. La dueña les hablaba mal y no les pagaba lo que corresponde.

Lo mismo otros amigos que consiguieron de Kitchen Porter, que a la semana tenían “heridas de guerra”, quemaduras, ampollas, ojeras, por nombrar solo algunas.

A veces cuando llegamos a un nuevo país, estamos en la vorágine de conseguir trabajo, y cuando empieza a correr el reloj, agarramos lo que venga. Si lo hacen, asegúrense que al menos les sirva para hacer los trámites para el PPS.

No quiero espantarlos, ni que piensen que no vale la pena venir. Porque el trabajo es sólo una parte de toda la experiencia que van a vivir. Es sólo para que sepan que hay de todo, y tener ciertas vivencias nos hace crecer más en ese tipo de viajes.

Lo bueno se hace esperar

Un mes y medio después de mi llegada y luego de haber hecho pruebas poco exitosas. Me llamaron de un café, con un dueño irlandés muy simpático. La prueba fue la peor que hice (o la segunda peor). Nivel: se me cayó un sándwich al piso cuando lo sacaba del horno y no recordaba ningún ingrediente. El dueño me dijo que el día de la prueba siempre es difícil. Que si me parecía hacía otro día de prueba (pago) y después tomaba una decisión. Tuve suerte de encontrar ese lugar y poder quedarme. Fue mi único trabajo permanente hasta que me fui de Irlanda.

Trabajaba solo durante la mañana y tenía los fines de semana libre. Tenía tiempo para planear mis viajes y podía tomar clases de idioma a la tarde.

Si quieren tener un cronograma más organizado busquen trabajos en cafeterías y Delis. Nunca abren a la tarde y rara vez los fines de semana (excepto que sean cadena como Spar o Starbucks).

Durante todo mi estadía, aprendí a manejar mejor mucho mejor la ansiedad. A dejar que las cosas sigan un poco su rumbo, sin desesperarme. Ojo que esto no significa que me quedaba tirada en el sillón esperando que me caiga un trabajo del cielo (bueno, algunos días sí). Hacía todo posible para paga garronear una entrevista,  pero sin frustrarme si salía de otra forma. Cada vez que pasaba eso, pensaba en Homero “Oportuncrisis” y le encontraba la vuelta.

cafetera

cafeteria


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: