Hoy en día tanto Argentina como Chile cuentan con un sin fin de acuerdos Working Holiday. Somos dos países muy afortunados en comparación a otros de Sudamerica.

Cada vez que me preguntan por qué elegí Irlanda mi relato varía un poco porque no estoy segura. Lo que sé es que después de haber vivido la experiencia, es uno de los top 3 de destinos para sacar una Working Holiday. Obvio siempre hablando desde mi subjetiva opinión y el inexplicable amor que desarrollé hacía el país.

Si aún no sabes que es una Working Holiday Visa, te recomiendo que primero leas el post sobre las Working Holiday Visas.

Por qué elegí Irlanda

Como elegí Irlanda casi sin darme cuenta, 3 veces en un mismo proceso.

Esto es un resumen (largo) de por qué elegí Irlanda hace un tiempo. También les dejo un plus de por qué lo volvería a elegir.

Durante mi experiencia no sólo confirmé las cosas que pensaba antes de venir, si no que me descubrí  cualidades del país, y de esta ciudad donde decidí quedarme un año.

Antes de viajar

La decisión de viajar empieza mucho antes, pero eso es historia para otro momento.  Irlanda surgió mucho  después, cuando buscaba un plan “b” para viajar.

Como muchos, en septiembre de 2015 estaba hacienda la cuenta regresiva para aplicar a la Working Holiday de Nueva Zelanda. Llegado el día de la aplicación, estaba sentada esperando para que abrieran los cupos, pero eso nunca llegó. Casi 3 horas de F5, mientras veía uno que otro post en FB de “yo logre entrar”, “yo ya la tengo” y más.  Seguía en la espera hasta que veo en uno de esos  grupos, aparece una publicación “Las 1000 visas se terminaron”. Seguía sentada mirando la computadora, pero con otra cara, con otro estado. Pasaron unos minutos de reflexión y como siempre pienso que todo pasa por algo. Dije, bueno esta vez no es para mí. Cerré la compu y me fui a preparar la cena.

Esta idea seguía revoloteando en si era una señal. De dejar de pensar en esas cosas y seguir con mi vida normal. Ya saben, trabajo de 8 horas, gimnasio, salir a comer y 15 días de vacaciones en algún lugar de playa. La otra era seguir buscando opciones para viajar.

Supongo que a todos nos pasa, cuando se nos mete una idea en la cabeza. Si realmente queremos llevarla a cabo buscamos todas las alternativas posibles. Empecé a ver varias posibilidades, como diferentes Work and Holidays, pasantías en el exterior, o estudiar idiomas.

Mi mayor “miedo” era irme un año a “no hacer nada”. Va todo con comillas porque esos miedos que nos ponemos en realidad son excusas. Y “no hacer nada” también puede ser  estar 8 horas metiendo números en una planilla y armando reportes para alguien que le importa un poco menos que a nosotros. Si lo pensamos en frío no es muy productivo para nosotros.

Finalmente decidí que lo más conveniente para mí era apostar por una working holiday. Preferentemente en un país que hablen inglés, porque no me imaginaba aprendiendo otro idioma.

En orden de fechas la primera a la que podía aplicar era Francia. Pero como no hablaba francés (ni pensaba aprender) y la fecha estaba muy cerca decidí chequear la siguiente: era  Irlanda. De este país sabía poco y nada. Sumado a que había escasa información de Work and Holiday en comparación de otras visas.

Hice una evaluación rápida, y diría que estas son las principales razones por la cual la elegí: Hablan inglés y no pedían examen de idioma para aplicar. [Primera elección]

Las fechas me cerraban y no busqué mucho más de este lugar. Algún que otro tip de trabajo. Toda la información era muy difícil de encontrar. En este punto sentí un poco de miedo. Pensaba: ¿Qué motivaba a que la gente prefiera ir Australia o Dinamarca que Irlanda?  Y aún más,  ¿por qué la gente que sí iba, no escribía cosas sobre este país? ¿Será muy malo? ¿Hostil para extranjeros? ¿Un clima insufrible? Acá vuelvo con lo del principio. Sólo 100 cupos y nunca se terminaban. Definitivamente este país tiene algo raro  (pensé).

Decidí  enfocarme en lo positivo. Miré un par de fotos de este lugar y eso fue todo. No le iba a dar mucha vuelta.

 

Cliff

Aca haciendome la modelo aunque me tire el viento abajo

 

En diciembre cuando de casualidad vi la fecha preparé todo y lo mandé.

Entre que me avisaron que quedé y decidí ir, no busqué  información. Pero cuando contaba mi plan siempre habia un amigo de un amigo que había vivido ahí. Casi de casualidad me llegaban historias con puras recomendaciones. Todas cosas positivas y coincidían en lo mismo: tiene un no sé qué, que hace que te encante estar ahí.

Ahí me di cuenta que tal vez no había tanta información en internet, porque la gente estaba disfrutando tanto la experiencia que no tenía tiempo para contarla.

Finalmente cuando decidí empezar a armar todo, hice la pesquisa “más importante”, en cuanto a clima, trabajo, alojamiento, etc.

“Se encuentra en Europa, lo que significa que voy a estar cerca de todo.  El salario es bueno y hay trabajo. Luego de su crisis en 2008 el país no paró de crecer y está posicionado como uno de los mejores de la UE. Las empresas más grandes como Apple, Google y Facebook tienen sus oficinas ahí. Por último, los paisajes parecen lindos y la ciudad en la que pienso vivir (Cork) tiene fotos súper pintorescas”. [Segunda elección]

En Irlanda

Durante mi estadía pude recorrer la isla y sobre todo los alrededores de Dublín. Para sumar otro punto a favor,  en los viajes en auto, me asombraba de llegar a una y otra playa, no podría creer las vistas desde los acantilados y todo a una distancia impensable.

Al ser una isla relativamente pequeña es fácil de recorrerla. En esos fines de semana soleados (no taaan comunes) se pueden ir a visitar ciudades cercanas, cada uno con su particularidad, su gente y sus paisajes singulares. Acantilados, playas, piedras, colina y verde, muuucho verde.

Conducir

pisteando por Irlanda

A pesar del invierno (que tampoco fue tanto) y la lluvia, este país me regaló arco iris, atardeceres y vistas que van a quedar por siempre en mi memoria. Un ejemplo (muy personal) es que para llegar al trabajo pasaba por el puente Samuel Becket (aunque yo le digo el puente de la mujer), que se encuentra bien al este de la ciudad. Más de la mitad de los días que entraba temprano me quedaba unos minutos mirando ese tremendo amanecer. Por suerte siempre había otros que hacían lo mismo. Muchos de ellos locales, todos vestidos de traje.

Era algo tan bello y simple que no se podía evitar contemplar. Creo que eso pasa con muchos lugares en Irlanda, son simplemente bellos y admirables.

Este fue el resumen que saqué, dos años después de haber elegido Irlanda por primera vez. Esta es la tercera vez que la elijo, la ultima. Después de haberla vivido la erigiría siempre, antes que cualquier otra.

Como dije al principio: a veces las cosas se van dando de forma que no imaginamos. Para mi arrancó como un bajón por no conseguir la visa de NZ pero terminé con una experiencia mejor de la esperada en Irlanda. Por suerte el destino me llevó a donde tenía que estar.

Amanecer

Típico amanecer en el Grand Canal

Por qué deberían elegirla

Mucho blablá de mí. Para los que no les gusta mucho leer se pueden quedar con esta lista, con datos más duros:

1- El salario mínimo es alto. Aunque (como en otros países), el costo de vida también lo es, trabajando entre 35-40 horas por semana se puede vivir bien y ahorrar bastante. Es decir no van a tener que hacer turnos de 12 horas para que el dinero les rinda, como en otros países.

2- Hablan inglés. Si, como Australia y Nueva Zelanda pero esto me lleva a la tercera razón,

3- Están en Europa. A pesar que sea una isla si saben comprar pasajes pueden hacerse escapadas de pocos días por 30-40 euros. Armen un viajecito en su day off a Edimburgo por 10e. Aprovechen que Ryanair es de bandera Irlandesa y sus mejores ofertas están ahí.  Esto me parece que en comparación de Australia y NZ es un gran beneficio para los que no conocíamos nada de Europa.

4- Este punto se combina con el anterior. Esta es la ÚNICA WH que te permite trabajar todo el año con el mismo empleador. Parece algo sin importancia, más si uno viene acostumbrado a ‘seasonal work’. Pero si combinamos bien esto con el punto dos, podemos conseguir algún trabajo en una empresa (si es nuestro objetivo). Esto me parece un punto importante para aquellos que tienen miedo (mucho miedo) de dejar todo para lavar platos o bla. OJO digo esto como algo posible, no como algo seguro, porque los que trabajan en empresas no son los casos más comunes, pero si es posible si se mueven mucho. En mi caso lo intenté, me dió fiaca y conseguí un trabajo genial en una cafetería.

5- Si son argentinos: Pueden aplicar hasta los 35 años. Para nosotros sólo exite la posibilidad en Nueva Zelanda y Cánada. Mientras seguimos a la espera de las actualizaciones de Australia, España y Francia. Aprovechemos lo que podamos

Si eligen este hermoso país para hacer su Working Holiday, espero que me cuenten como les fué y si les sirvió leer mi experiencia.


4 Comentarios

Nahue · en 4:19 pm

Muy bueno Martu!! Exitos en la próxima aventura!

    Martu · en 11:29 am

    Gracias Nahue!! Muchos éxitos a vos por Irlanda. Besos!

Nahila · en 2:17 pm

Hola Martu, gracias por compartir tu experiencia en Irlanda, que como bien decis no hay mucha info. Estoy con ganas de hacer la work and study, y me gustaria hacerte algunas preguntas si puede ser. Tambien me gustaria que cuentes tus otros 2 años que estas ahi, y como lo hiciste. Graciasss!!!!!!

    Martu · en 4:15 pm

    Hola Nahila! En Irlanda estuve de Junio 2016 a Junio 2017 y después seguí viajando (ahora estoy en Albania y pronto parto para Montenegro).
    Todas las preguntas son bienvenidas ya sean por este medio o por el Facebook de Buscando Viajar 🙂

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: