Soy Martha (y no tengo 50 años). Todos me dicen Martu, excepto los españoles que tienen la relación edad-nombre invertida. Soy Argentina (más precisamente chaqueña). Soy licenciada en Comercio Internacional, aunque nunca ejercí. Hice de todo un poco, sin que nada me gustara demasiado. Mi única gran pasión que se mantuvo desde los 8 años es la gimnasia artística. Por suerte este último año desarrolle muchos gustos nuevos, sobre los viajes (obviamente) programación, la guitarra y los idiomas.

Mi relación con los viajes

Si se preguntan quien soy para darles tip de viaje, les diré que alguien muy curiosa que le gusta investigar TODO, cuando hay un tema que me interesa, y por supuesto compartirlo con el resto.

Cuando era chica viajaba mucho con mi familia hasta la crisis argentina del 2001 donde eventualmente fuimos a Brasil. Sin embargo nunca me imaginé que quería construir una vida alrededor de viajes.

En 2013 mientras cursaba conocí a quien se convertiría en una gran amiga y compañera de viaje. Ella fue quien casi de casualidad me introdujo en la movida de los viajes. Digo casi casualidad  porque no era algo que yo había analizado antes, ni que ella tuviera tanta experiencia. Lo veía para gente muy aventurera y sociable (no sentía que era nada de eso).

Con ella viajamos Estados Unidos, en uno de esos programas de Work and travel. Tuve una experiencia increíble y volvimos tan manija que empezamos a analizar intercambio, pasantía, curso y lo que sea en otros países. Todo muy caro o inalcanzable en tiempo. En ese momento no había tanta información tan a mano como ahora, sin embargo buscando, empecé a descrubir el mundo de las “Workings Holidays”. Irte por un año a otro país a armar todo de cero, sonaba interesante pero arriesgado. Lo dejé en stand by por un tiempo.

En 2015 viajé por primera vez a Europa, de la manera menos esperada llegué a Finlandia. Pude ser parte del equipo Argentino de Gimnasia General en la Gymnastrada Mundial que se hace cada 4 años. Una experiencia ÚNICA y emocionante. La verdad volví con ganas de volver a irme. En Septiembre de ese año intenté aplicar a la Working Holiday de Nueza Zelanda (JA! Ilusa) y obvio, no quedé. Al poco tiempo se me presentó la oportunidad de ir a  Irlanda. Por suerte no dudé (tanto) en aplicar y en Mayo del 2016 después de haber hecho malabares de casa, trabajo, dinero y familia, llegué al aeropuerto con un vuelo sólo de ida a Paris.

Estuve un año en Irlanda. Me enamoré completamente del país y de su gente. Tuve el dilema de quedarme más, pero decidí volver y hoy les escribo desde Buenos Aires. Ah antes de volver me tomé unas vacaciones de 4 meses por Europa.

Categorías: About

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: